Welcome to Sånn, a ready-made solution for showcasing your body of work in a truly captivating manner! It’s exactly what your projects have been waiting for all this time!

search
El valor de los servicios post

El valor que le damos a los servicios

Cuántas conversaciones habré tenido con una amiga, también autónoma y diseñadora, sobre el valor de los servicios que ofrecemos.

 

Hace no mucho empecé a diferenciar entre “precio” y “valor”. En mi web no hablo de precio, hablo de valor. Mis servicios no tienen un precio, tienen un valor: aquél que siento que merecen y aquél que siento que merezco.

 

Con el tiempo vas dándole más valor a tu trabajo porque te conoces más como profesional, tienes más seguridad y conocimientos y empiezas a diferenciarte de otros profesionales.

 

El valor no es solo lo que se ve, también es lo que no se ve y creo que eso debería contar. Es la dedicación, el cuidado de los detalles, el no parar hasta que está como consideras que debe estar, es el dar siempre respuesta a un cliente, a sus necesidades, preocupaciones. Es toda la investigación que hay detrás cuando te piden algo que nunca has hecho. Preguntar a otros profesionales, nacionales e internacionales, para dar respuesta y después, estudiar la herramienta (horas de estudio) para poder llevarlo a cabo, explicarle al cliente su funcionamiento y que sea capaz de manejarlo solo.

 

El valor es esa parte de psicólogos que tenemos muchas veces con un cliente, con quien estableces una relación. Trabajar hasta la madrugada, codo con codo, porque hay que sacar el proyecto cuanto antes y entre risas decir: “¡estoy que no puedo con mi vida!”, “¡lo sé, yo tampoco, pero tranquila que lo conseguiremos!”. Es estar ahí cuando te piden consejo al cabo de unos meses y lo ofreces porque sí. Es ofrecer el servicio pre-venta y post-venta.

 

Parece que solo se ve el precio cuando entregas un presupuesto, pero ¿y el valor que hay detrás? Coges de la mano al cliente y vas caminando a su lado. Sí, la cantidad reflejada en el presupuesto tiene una parte objetiva, aquella que contempla los recursos necesarios para llevar a cabo el trabajo y aquella que contempla que hay alguien que vive de esto, pero también está la parte del valor que no se ve y que para mí es muy importante: lo que se da, no solo profesionalmente sino personalmente. Antes, durante y después. Contratas a alguien que ofrece sus conocimientos, su experiencia, su estilo y que estará ahí durante todo el proceso y más. Esto también entra dentro del valor reflejado en un presupuesto. Cada uno gestiona su empresa y sus proyectos como quiere, a mí me gusta mostrar esa humanidad, cercanía y disponibilidad, muchas veces ofreciendo consejos o gestiones gratis que otros cobran y, ¿alguna vez he perdido dinero con esto? Sí, porque el tiempo es oro y nunca mejor dicho, pero hay otras cosas que valen más.

 

Cuando hago un presupuesto, éste tiene un valor. Hay una investigación previa del proyecto: del mercado, de la competencia, de las posibles herramientas que se pueden utilizar, incluso aquellas que el cliente no me ha pedido porque puede que no me las haya señalado por desconocimiento. Hay que adelantarse a las necesidades. Para mí, hacer un presupuesto es otro trabajo al que le dedico tiempo.

 

Cada vez entiendo más a aquellos profesionales que cobran por hacer un presupuesto, sobre todo cuando te encuentras con que le has dedicado horas o días y no recibes respuesta (aunque sea para rechazarlo), y más viniendo de otros profesionales que también hacen presupuestos para sus clientes y que seguro que les gusta tener noticias.

 

El cliente pregunta, “¿cuánto vale esto?”. Pues vale mucho, más de la cantidad que te aparece en el presupuesto, no lo dudes. Pero hay personas que solo ven un número y no se dan cuenta de todo lo que implica esa cifra.

 

Tengo clientes que han repetido conmigo y han tenido presupuestos muy distintos, incluso ajustándoselos mucho y tirando por lo bajo por ser ellos. ¿Por qué repiten? Supongo que no solo es porque les gusta mi trabajo y el resultado del proyecto, sino por todo lo demás que les ofrezco.

 

¿Bajo qué criterio consideramos que algo es caro o barato?

 

deja un comentario