Welcome to Sånn, a ready-made solution for showcasing your body of work in a truly captivating manner! It’s exactly what your projects have been waiting for all this time!

search
primer aniversario

¡Primer aniversario!

Estos días están siendo de celebración. El martes 26 de febrero fue mi cumpleaños y ahora en marzo celebro el primer año oficial de mi proyecto empresarial.

 

¿Por qué oficial? Porque antes ha habido mucho trabajo con el objetivo de llegar a este momento, un tiempo que también cuenta y en el que he trabajado en otros aspectos.

 

Los inicios no fueron fáciles, el mundo del autónomo era totalmente desconocido para mí (aunque después de un año algunas cosas siguen siéndolas). Hubo mucho tiempo y trabajo regalado porque tenía la sensación de que al ser “novata” como empresaria, sin el respaldo de una empresa, tenía que ser así para ir cogiendo experiencia y seguridad (aunque a mí nadie me regalaba nada). Además, el tema de los precios era un poco complicado porque no tenía buenas referencias. Lo que hay en Internet es muy variado y hay servicios que son muy personalizados y no se puede poner un precio cerrado, la experiencia también cuenta. Hice muchos trabajos a un precio muy por debajo de lo que realmente valía y merecía, pero eso también se va aprendiendo, sobre todo a no tener miedo a que te rechacen un presupuesto porque lo puedan ver «caro». Si sientes que vale ese dinero, ten confianza porque seguro que lo vale.

 

Quizá alguien con más años de experiencia me diga que fui tonta, que no debería de haber menospreciado así mi tiempo y mi trabajo. Posiblemente tenga algo de razón (o toda), aunque esa etapa me enseñó a ver muchas cosas, sobre todo a descubrir lo que NO me gusta y lo que no permitiría. Permitir o no permitir suena “fuerte”, pero de verdad, de verdad, hay cosas que no hay que permitirle a un cliente o futuro cliente. Aunque lo pierdas no pasa nada, yo también he descartado a posibles clientes porque no me hacían sentir cómoda, ni valorada.

 

La edad era una de mis inseguridades y no por “motivos superficiales”. Cuando algunos me veían joven para ser emprendedora y poder estar a la altura de otros con más edad y experiencia, yo pensaba que era mayor para comenzar en solitario. Veía a gente más joven que yo emprendiendo y me preguntaba: “¿he empezado tarde?”, ¿debería de tener ya, por lo menos, 5 años de experiencia?”.

 

Al final acepté que cada uno tiene sus propias circunstancias, profesionales y personales, que le llevan a hacer las cosas antes o después y que no importa cuándo se haga mientras se haga en el momento que sentimos correcto y trabajamos por conseguirlo.

 

Otra de las cosas a las que me he enfrentado durante este tiempo es a la experiencia de los demás. Frases del tipo “mis 15 años de experiencia” para intentar echar por tierra mis propuestas (y las de otra compañera) en un trabajo de equipo. En mi caso es un poco complicado tener 15 años de experiencia, en el colegio me dedicaba a estudiar y a mis amigos, esas eran mis prioridades.

 

También está la comparación con la experiencia de una empresa. Ojo, comparar a una persona con una empresa más grande, con varios empleados y amplios recursos… Puede que sea de las veces en las que peor me han hecho sentir. Estuve a punto de levantarme y marcharme pero me quedé por educación, sabiendo que no quería trabajar con esa persona que parecía no creer y confiar en mí y en mis capacidades, pero que luego ha aplicado alguna de las ideas que le ofrecí.

 

Mi sueño siempre ha sido trabajar para mí misma, construir mi propia empresa para hacer lo que realmente me gusta y con lo que disfruto, algo fundamental para hacer bien tu trabajo y poder ofrecer lo mejor a aquellos que sí confían en tí y quieren trabajar contigo.

 

Dentro de este proyecto ha habido una evolución, en un primer momento el diseño web era una afición y no entraba en mis planes hacerlo profesionalmente, pero ¿por qué no?

Era algo que siempre me ha gustado y que me empezaron a pedir porque les gustaba mi web. Ahí decidí completar mi formación y buscar un buen curso sobre diseño web.

 

Servicios que había al principio ahora ya no están, o les he dado una vuelta y están más limitados con el objetivo de seguir haciendo algo que me llene y me entusiasme. A veces tenemos conocimientos y experiencia sobre un tema que ha terminado por no emocionarnos y creo que hice bien en dejar de ofrecerlos como servicio y centrarme en aquellos que tengo muchas más ganas de trabajar.

 

Además de todos los servicios que ofrezco y que puedes ver en esta web, también trabajo como Community Manager dentro de un equipo gestionando la Atención al Cliente de una gran empresa española, que de momento no voy a mencionar 😉

 

Como he comentado antes, el comienzo no fue fácil. Fue emocionante y estaba llena de ilusión y ganas, pero también hubo muchas lágrimas que ahora quiero ver como experiencias de la vida y aprendizaje. He seguido manteniendo en mi mente mi objetivo, mi ilusión, centrándome en eso para no rendirme porque, aunque puede ser más fácil y seguro trabajar para otro y tener asegurado un sueldo a final de mes, sé que no es lo que me llena y aunque haya baches por el camino que me hagan ir un poco más despacio, seguiré trabajando para poder vivir de lo que me gusta y que mi pequeña empresa siga creciendo. Nunca se sabe si algún día necesitaré contratar a alguien. ¡Ojalá!

 

Y para celebrar el primer aniversario, este mes tengo la sorpresa de no pagar la tarifa plana…. ¿Qué pagaré? Ni mi gestor me lo sabe decir.

 

¿Próximo destino? Irme a un espacio de coworking. Falta muy poco, ya iré contando 😉

 

deja un comentario